Historia

La villa de Alía perteneció a la Orden de Alcántara, cuya documentación de la época medieval desapareció. Esto, unido a la dificultad de las comunicaciones,  ha hecho de Alía una gran desconocida.     En la región se han encontrado restos de piedra tallados y algunas cuevas en la Raña, que pueden dar fe de la existencia de pueblos nómadas dedicados a la caza en el Paleolítico Inferior. Algunos historiadores fechan la construcción de la villa sobre el 200 A.c., con el nombre de Hélice y para otros Elite, e incluso situando en el lugar la muerte del caudillo cartaginés Amilcar Barca.  No existe  constancia de la romanización de la zona ni tampoco de la época visigoda, salvo que fue lugar de resguardo de objetos, preferentemente sagrados que ocultaron los fieles cristianos en su huida de Sevilla, al producirse la ocupación árabe y que posteriormente aparecieron en Guadalupe y Berzocana. Se puede afirmar que Alía tiene origen árabe como demuestran sus antiguas casas, la estructura de sus calles y sus numerosos topónimos: Guadarranque, Guadalupejo, Guadarranquejo e incluso su nombre Alía; aunque en la interpretación del mismo existen varias teorías:   - Al norte de la villa, en el cerro de Sta. Catalina, se encontraron restos de edificios antiguos y de un castillo habitado por un musulmán llamado Alí Hamar, general moro del califato de Córdoba en tiempos de Abderraman I, de ahí el nombre de Alía. - Para otros hace referencia a  su antiguo nombre "Halia", que significa del otro lado o de la otra parte.  La H se fue perdiendo hasta convertirse en la actual Alía.  - Y para otros hace referencia a su situación levantada sobre una colina rodeada de altas sierras, que significa La Alta. La reconquista del lugar fue realizada por Alfonso IX a los musulmanes aproximadamente por el año 1200.      

   
Santa Catalina de Alejandría, actual patrona del pueblo que figura en el escudo de la villa, en forma de rueda catalina;  la trajeron los almorávides de Alejandría alojándola en el castillo árabe. Al desaparecer el castillo árabe, en el solar de sus ruinas, los mudéjares construyeron la iglesia, en la primera mitad del siglo XV y el Concejo de Talavera le dio "Carta-Puebla". Formándose el pueblo entre los siglos XII y XIV, contando como muestra de su jurisdicción con el denominado Rollo, que estuvo situado al parecer en la plaza de su nombre. Consistía en una piedra cilíndrica, vertical, con una picota. Cuando la justicia se ejercía a nivel jurisdiccional, los reos que eran condenados a la pena capital, eran ejecutados, bajo este símbolo.      La villa perteneció a varios señores, primeramente a los señores de Talavera, Maestre de Alcantara Gutierrez de Sotomayor. Volvió nuevamente al de Talavera, según consta en las Ordenanzas de los Alijares de 1519, y después al Marques de Cortes de Graena hasta el 1751, fecha en que se realizo la visita de la Real Audiencia. En 1756 el Rey Carlos III le otorgo el "Titulo de Villa". En la relación de provincias de España, realizada por el Conde de Floridablanca en el año 1789, Alía formaba parte de Toledo y así lo manifiestan en la Pregunta Primera del Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura firmado en "Halia" el 26 de marzo de 1781